20110630

Itzul

Que no olviden nunca que un (anda solo), un Itzul, nace entre cada mil y es el que sabe alejarse para siempre del plano de la vida de los pizotes vulgares...

El también contemplaba al pequeñuelo con su orgullo, y sus ojos observaban con atención el obscuro color del pelaje, aun tan ralo, de su heredero, así como el tamaño de su cuerpo regordete que, a pesar de haber pasado Gij, el sol, tan solo tres veces sobre su cabeza desde que llegara al mundo, ya era mucho mayor que el de cualquiera de los diez y ocho hijos de sus compañeros que nacieron el mismo dia.

Cuando el hacia la tertulia entre el grupo de adultos, algún pizote anciano le hacia notar las características de su hijo. Entonces el también movía varias veces la cabeza de un lado a otro, como tambaleándose, en señal de seria preocupaciones.

Juntos el y ella, en el tibio nido de paxte, observaban en silencio a Itzul, que jugueteaba y que, cada vez que algún jovenzuelo de su edad se acercaba en busca de retozo, era alejado inmediatamente con un sordo gruñido.

Iztul era diferente a todos.

Por toda esta belleza, Itzul, que era otro hijo de la soledad, venia alegre, bajando rápidamente por el monte del barranco. Había salido a divertirse, a conocer un poco de su gran Mundo Verde. No le gustaba caminar como el resto de sus congéneres, en grupo y armando gran barullo por los arboles. A el le gustaba caminar solitario y callado, viendo y sintiendo las cosas antes que nadie, sin compartir sus emociones.

Extracto de El mundo del misterio verde. Virgilio Rodríguez Macal

1 comentario:

Miss Cupcake dijo...

Por que no haces un libro....? pero no lo diseñes tu...por que no sabremos que es mas chido si el libro o el contenido...para mi serian los dos!